pensamientos desordenados

Así como se puede pedir que no la gente no acceda a lugares en construcción,  que se están limpiando o que pueden ser peligrosos, esta frase que se ilustra con la obra de arte abstracto de Brooklyn Art Project, Confussion Ilussion,  plantea pedir que los demás no avancen cuando no se piensa con claridad.

Para esto es necesario reconocer la propia confusión, incertidumbre o alteración y comunicar claramente que se prefiere tranquilizarse antes de interactuar.

Pedir tiempo, que el otro permanezca en silencio, que no intente consolar, aconsejar o explicar, es accionar en busca de la posibilidad de gestionar el propio estado sin intromisiones.

Es abrir un área de autoobservación, puesta en claro de sentimientos, emociones y pensamientos,  análisis y elaboración de discurso adecuado a la propia coherencia.

Esto no invalida al interlocutor, tampoco inhabilita el seguir más adelante la conversación , o poder dar acceso a otro al que si se permita ayudar, proponer o decir.

Solicitar que el otro no entre no es necesariamente  prohibirle una entrada posterior.

Es asegurarse de poder realizar la propia tarea con tranquilidad.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios