yaespartedelasolucion

Julieta Arroquy , a través de Ofelia, señala algo útil y práctico en los ámbitos personal, interpersonal  y organizacional.

Cuando se pueden medir, evaluar precisamente, poner sobre papel y comunicar con claridad los problemas, la solución comienza a perfilarse.

Para eso hace falta instalar la instancia de evaluación en todos los procesos, diferenciar entre hechos y juicios, desapegarse lo suficiente de las situaciones problemáticas y dejar de considerar como dramas las equivocaciones, los errores, los tropiezos o lo que requiere algún cambio.

Si se dimensiona no sólo el tamaño de cada problema, sino sus implicancias y consecuencias, los roles involucrados  y las necesidades que señala , comienzan a dibujarse asas desde las que iniciar su gestión hacia la solución.

Será una excelente  forma de reconocimiento, habilitará una comunicación precisa y clara y facitará el planteamiento de objetivos  y estrategias.

Antes que asustarse, inhibirse, congelarse, es mucho más sano, disfrutable y beneficioso descubrir la forma, tamaño y hondura del pozo al que se cree estar por caer.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios