moviéndote

Esta invitación de Sam Levenson a moverse en lugar de estar mirando el reloj implica enfocarse en el hacer antes que en las preocupaciones.

Aún cuando se asocie el reloj con la puntualidad, solo hace falta tener consciencia de las citas, las horas, el tiempo, y hacer en consecuencia.

Será ese hacer el que determinará cumplir, lograr, alcanzar, disfrutar.

Si, en cambio, se depende del reloj, se lo asocia con apuro, estrés, urgencias, y se lo usa como excusa, se creará un círculo vicioso de explicaciones sin resultados claros.

El reloj ayuda, señala, marca. El moverse realiza, desarrolla , hace crecer.

Aún cuando se considere que hay poco tiempo, que se llega tarde, que se está a punto de perder una oportunidad, el mantenerse en movimiento a través del hacer abrirá opciones,  hará que se consiga algo.

Y ayudará a salir de las postergaciones,   cumplir en tiempo y forma,  ser oportuno, lograr lo que se busca.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios