malentendidodouglas.jpg

Así como Douglas Wright manifiesta simpáticamente en esta viñeta,  malentenderse es quebrar ese espacio de entendimiento necesario para relacionarse, trabajar juntos, hacer con otros y construir significados compartidos.

Implica dejar de ver lo que el otro ve, hablar lenguajes distintos, no encontrar la lleve para abrir la puerta que los demás abren.

Y el problema se agudiza porque se suele alargar la diferencia,  se olvida el camino de retorno y se profundiza la distancia mediante el resentimiento, la terquedad o el enamoramiento de las propias certezas.

Mal entender no implica que uno tenga razón y el otro no. Es haber perdido la oportunidad de encuentro. Estar dibujando en otro papel.

La solución, que es recuperar el paso acompasado al caminar del interlocutor, implica validar que el otro está, como uno, haciendo lo que puede.

Después considerar que quizas, hay otra mirada de lo que se cree.

Y comenzar a preguntar antes de suponer, escuchar antes de decir todo lo propio,tratar de comprender en lugar de juzgar, soltar lo que nunca se encontró. Y buscar sostener el camino del medio, la historia entretejida, lo que si hay entre los dos.

Y aunque el malentendido quede como anécdota, que se resuelva el malentenderse.

Sin malentenderse, la cercanía es una elección.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios