Mind the Gap sign on the edge of a London Underground Tube station's platform

La distancia es una herramienta.

Se usa  para marcar límites,  recuperar estados de ánimo, construir nuevos pensamientos , mostrar una necesidad de aire o la imposibilidad de hacer frente.

Como toda herramienta, debe ser utilizada con cuidado,  como dice la frase pintada en el Metro de Londres a partir de 1969, y que luego fuera nombre de un grupo musical, de una película y se “viralizara” en camisetas, adornos y carteles.

Usar la distancia en detrimento de las conversaciones es confuso e inhabilitante. Apelar a ella como modo manipulativo hiere y socava las relaciones.

Tampoco sirven el pegoteo, el usurpar el derecho a elegir del otro, la codependencia y los fanatismos ciegos.

Construir la distancia óptima es una habilidad de inteligencia interpersonal.

Para ello hace falta ubicarse, sostener la fidelidad a uno mismo, percibir adecuada y claramente a los demás y abrirse a construir el camino del medio.

La distancia sirve cuando es protagónica, medida y disfrutable.

¡Hasta la próxima!

Andrea

La imagen es del sitio Brilliance Flooring.

Anuncios