equilibrioyautoestima

Si se reconociera la necesidad ineludible de salvaguardar la autoestima del otro en los procesos de relación, conflicto, ayuda, guía , trabajo común y separación, se facilitarían, simplificarían y disfrutarían más.

Como dice Harriet Lerner en esta frase traducida de su libro “La danza de la Ira”, para asumir cualquier responsabilidad y reconocer las consecuencias de sus actos, la gente debe sostenerse, lograr balance y mantener la intención desde su estar entero, desde su autoestima sana.

Cuando con el próposito de ganar, poder, mostrar, lograr cambios, mover o ayudar se desvalida, no se escucha, se etiqueta, se maltrata, se establecen lejanías y desapegos extremos, se manipula y se apela a la comunicación descalificadora, el bienestar del otro se ve sacudido, su seguridad menoscabada y sus posibilidades disminuyen.

Si estos modos alienantes se suceden, se crean círculos viciosos de los que resulta muy difícil salir.

Al trabajar para encontrarse con el otro desde el respeto y la validación, sostener una comunicación congruente y operar desde la empatía, se instalan modos posibilitantes y enriquecedores.

Favoreciendo la autoestima de los demás, ganamos todos.

¡Hasta la próxima!

Andrea

El juguete de balancín que aparece en la imagen es de opaobjetos.blogspot.com

 

Anuncios