noabandonarse

La tentación de abandonarse surge muchas veces ante las situaciones y circunstancias de la vida.

Dando poder a los juicios de los demás y olvidándose de construir y  sostener la propia manera de pensar.

Al postergar la atención del cuerpo, el espíritu y la mente, dejando que enfermen, se aletarguen , se estresen.

Cuando se opta por el encierro, el silencio, el rencor , el resentimiento y se cierran puertas a encuentros genuinos.

Si se abraza el trabajo con tanta fruición que no hay tiempo ni disponibilidad para sostener otros procesos vitales.

Tras entregar la felicidad personal a alguien o algo externo.

La opción es reconocer las necesidades, comunicarse congruentemente, pedir ayuda, trabajar el equilibrio.

Poner todas las cartas sobre la mesa y restablecer prioridades.

Enfocarse en lo que se disfruta, lo que motiva, lo que alienta.

Elegir.

Hacer desde las elecciones.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

 

 

Anuncios