La-victoria-y-el-fracaso-son-dos-impostores-...

Al señalar , en esta frase compartida por QMEDICES.COM , como impostores al éxito y al fracaso,  Rudyar Kipling   les quita importancia, los hace falaces, tramposos. 

Y si se los piensa así se entiende su veleidad, su ser escurridizos, el que pidan algo a cambio de aparecer.

El éxito y el frracaso no siempre son el correlato lógico de los esfuerzos que se hacen.

Recibirlos serenamente cuando llegan y desdeñarlos con la misma serenidad asegurará poder seguir conectado con lo importante, ser capaces de elegir tanto en situaciones positivas como negativas y aprender lo que tienen para enseñar, que siempre es mucho.

Alternándose en la vida , éxitos y fracasos serán determinantes de acuerdo al poder que se les de de ser disruptivos.

Si se aprende a incluirlos como posibilidad, se trabaja en la consideración de riesgos y se decide en función de un plan, se les dará el lugar que merecen.

Como meras posibilidades.

¡Hasta la próxima!

Andrea

 

Anuncios