discusion06122010

Seguramente Jonathan Swift señala con esta frase la versión percibida de una discusión, la experiencia vivida de mal  discutir  con otros.

Es que aunque se sepa que una discusión es una situación comunicacional  en la que se intercambian puntos de vista, ponencias y críticas entre dos o más personas sobre un tema , se la percibe como una lucha de emociones contradictorias, palabras inadecuadas y gestos que sería mejor ocultar.

Suele desarrollarsela entre gritos, a vencer o a morir , como forma de hacerle ver o hacer a otros, desde el convencimiento que se tiene la única razón.

Sin embargo, la discusión puede ser un crisol de ideas, la manera de reconocer los aportes de los otros y construir con ellos una tercera posibilidad, la herramienta para embaldosar los caminos del medio.

Implica apertura y disposición a poner las cartas sobre la mesa, empatía para ponerse en los zapatos del otro, capacidad de dejar los presupuestos y las certezas a un lado para poder ver lo que aparece, y voluntad de armar más que de destruir.

Cuando esto se logra, la discusión florece en oportunidades, acuerdos y crecimiento.

Y se transforma en la poderosa forma de conversación que es.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios