proyectoscolectivosAsi, desde la gestión de proyectos colectivos es que Pichón Riviere, en esta frase compartida por @infopsicosocial en Twitter y Pinterest, propone operar sobre la incertidumbre y la desesperanza.

Es que lo colectivo sostiene, crea urdimbre, habilita complementaciones y facilita aparecer desde el lugar del encuentro con otros.

Multiplica miradas, hace surgir dinámicas de potenciación,  invita a la participación.

Trabajarlo desde la búsqueda de sumar y no de masificar, esculpiéndolo desde las individualidades para lograr la gestión de una forma conjunta será darle la inmensa posibilidad de generar cambios estables y sostenerse como forma de acción.

Encontrar el modo propio de gestión de la esperanza conectará con la idiosincracia de los problemas y también con la del cúmulo de voluntades y habilitará la concreción de resultados prácticos y específicos.

Lo colectivo suma más en función de ser resultado de gestiones, ya que cobra fuerza hacedora, recupera su poder catalizador y florece en multiplicidad de posibilidades ciertas.

Y la esperanza se vuelve motivo además de resultado.

¡Hasta la póxima!

Andrea

Anuncios