peloenredado

Muchas veces uno puede sentirse tan enredado por las situaciones, relaciones, problemas o circunstancias como lo muestra la ilustración de Sara Fratini.

Sin embargo, como señala la frase ilustración de esta artista plástica venezolana incluida en su libro “La buena vida”   , esos enredos no necesitan instalarse.

Se sostienen en el tiempo desde el resentimiento, la discusión constante, el evitar autoobservarse y el no reconocer la diferencia entre juicios y hechos.

Afianzan su poder inmovilizador y creador de confusión si se refuerzan desde las explicaciones tranquilizantes, se les agregan en círculos viciosos detalles desde el discurso y se los demuestra mediante acciones concomitantes.

Los enredos se destraban con paciencia y  disposición a construir. 

Tratando de descubrir nuevas puntas, nudos y atados, tirando suavemente a veces, cediendo otras,  cortando cuando no haya remedio. Usando peines de dientes abiertos de manera que abran en lugar de encontrar detalles. Pidiendo ayuda. Aportando bálsamos suavizantes.

Y fundamentalmente , queriendo fervientemente desenredar.

¡Hasta la proxima!

Andrea

 

Anuncios