incomodaporcomodidad

Con su habitual gracia y precisión Diana Raznovich conecta la incomodidad y la comodidad en su dupla más inhabilitante.

Es que por no salir de la seguridad, al decidir no aprender, suponiendo que nada se puede cambiar, apelando a lo que se hace de taquito, evitando los riesgos, se opta por quedarse quietito y no hacer olas.

Inmerso en la comodidad.

Sin embargo, esa comodidad  puede volverse asfixiante, aletargante, inhibidora, generando incomodidades crecientes.

Reconocer , tal  como señala Raznovich, que se relacionan en un equilibrio inestable, habilita para descubrir que  determinan el no hacer, obturan el disfrute e instalan la indecisión como modo de operar.

Si no se sale de la comodidad no se aprovechan las oportunidades, se pierden recursos y espacios de aprendizaje, se repiten procesos y se enlentece el crecimiento.

Aunque asuste, complique y cree incertidumbre, es fuera de la comodidad que viven el cambio, el desarrollo y la evolución.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios