antesdepluralsingular

Esta propuesta de Zack Magiezi marca un camino lógico y también enriquecedor para andar al establecer relaciones: del aprendizaje de lo singular al de lo plural.

Es que reconociéndose, sabiendo cómo y de qué manera  se hace, se siente y se dice, validando los propios agujeros, modos  y elecciones, se podrá presentar una comunicación congruente, y aparecer como se está siendo.

Esta suerte de honestidad personal no asegurará resultados en los encuentros con los demás, pero si principios.

Y en todo diseño de conversación, de propuesta de interacción, de oferta de construcción o invitación a ser plural, sólo se cuenta con la posibilidad de ir con objetivos claros, validando los propios límites y abriendo un espacio.

Después, cuando aparezca el otro o los otros, esperar desde la apertura, escuchar a partir de la empatía, acompañar desde la flexibilidad y disfrutar la posibilidad de complementación.

Todas habilidades y actitudes que se catalizan desde el trabajo personal, desde el mirarse para decidir qué cambiar y accionar sostenidamente en consecuencia.

Es en el aprendizaje consciente de lo singular, que se fundamenta la riqueza de la participación en lo plural.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios