nuevocomienzo

Muchas veces se espera el tiempo adecuado, se supedita el comenzar a tener todo claro y todo listo, se ata el desarrollo nuevo a que otras cosas pasen. Y no se empieza.

Iniciar algo es una decisión. Y como dice esta frase de la sabiduría popular, el mejor momento es ahora, es ya, cuando se tomó la decisión.

Claro que a la elección tienen que seguir acciones concretas, que habiliten construir, evaluar cómo se camina, pedir ayuda, tomar nuevas decisiones.

Sin embargo, lo importante es soltar las excusas, los miedos, los juicios que se tienen sobre no poder, trabajar para descubrir qué se necesita para empezar, planificar el primer tramo, construir una red de soporte, y  dar el primer paso.

Se cuenta con lo hecho, por lo que nunca es empezar de cero. Capitalizar lo construido es pararse en lo seco para cruzar el nuevo charco, carretear sobre suelo firme para despegar y partir con una mochila de posibilidades.

Postergar el comienzo es correr el peligro de no lograr, de no cambiar, de seguir así.

Si se elige otra cosa, hay que hacer distinto.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios