elevaraotros

Robert Ingersoll da, con esta frase, una receta ineludible a la hora de liderar, acompañar , guiar, enseñar, construir con.

Elevar a los demás , a aquellos que aprenden , que ayudan, que colaboran, que se comprometen, es darles alas de manera que el instruir, el delegar, el ayudar tome su verdadera dimensión de construcción de líderes.

Implica convocar sus mejores actitudes, desarrollar ampliamente sus aptitudes y validar su estar siendo.

Acompañar sin crear dependencia, fortalecer desde desafíos lógicos y habilitantes, escuchar para decir lo adecuado.

Otorgar el tiempo para que puedan, comprender los tropiezos e instarlos a capitalizar los errores como espacios de aprendizaje.

Dar confianza, autoridad y poder para hacer, evaluar durante el proceso de crceimiento para asegurar los golpes de volante requeridos y soltar en la medida necesaria para verlos caminar solos.

Al crecer aquellos que se vieron nacer, gatear, caminar inseguros hasta lograr saltos, acrobacias y vuelos, se estará creciendo, evolucionando como maestro, facultando desde las propias facultades.

Y disfrutando el placer de elevar a los demás.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios