siemprenacenpuentes

Esta frase/ilustración de Brocha , nombre bajo el que  Pablo Médici presenta sus maravillosas obras, habla de las enormes posibilidades de encuentro y relación que abren las conversaciones.

Las buenas charlas, esas que abren un espacio de libertad en el que las personas se muestran frente a otras, se expresan desde su coherencia e intercambian significados, se dan naturalmente.

Sin embargo, si se quieren disfrutar siempre, aprovecharlas como puentes reales a través de los cuales avanzar, y transformarlas en la manera de relacionarse con el mundo, hay que diseñarlas.

Hacerse cargo de reconocer qué se necesita o quiere decir, comprometerse a definirlo clara y directamente, disponerse a escuchar desde la apertura y la validación al otro, y aportar todos los colores que se tenga para hacer que el arcoiris de Brocha se  desarrolle.

Plantearse que para ganar, conseguir, lograr, también hay que ceder, otorgar, soltar.

Que etimológicamente una conversación es “acción y efecto de reunirse a dar vueltas” y como tal requiere tiempo, contexto posibilitante y buena disposición personal.

Y que el resultado de la buena charla, florecerá en medio de la conversación, aparecerá como tercera posibilidad, se mostrará en el devenir del intercambio.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios