nohablesmaldelpuente

Esta frase encontrada en Pinterest me hizo recordar esas viñetas en las que alguien corta la rama sobre la que está trepado, o la fábula del escorpión y la rana, que atribuyen a Esopo.

En todas se narran procesos de mala percepción de la situación, reacción automática y confusión de roles.

Guiados por la búsqueda de perfección, se critica crudamente lo hecho hasta que se pierden las ganas, se complica el hacer y se inicia el camino del no logro.

Depender de alguien a quien no se considera interlocutor válido o hacedor capaz, y  sin poder  evitar decir lo que se piensa, atacar al otro, herir las relaciones y complicar la tarea.

Comprometerse sin tener toda la información y reconocer lo que se pide de uno, trabajar desde la queja, el malhumor y el desánimo, y frustrar posibilidades.

Todos son procesos que afectan a otros, y a la misma rana. Complican la realización y el crecimiento, obturan el desarrollo de proyectos compartidos, y desvanecen la oportunidad de disfrute.

Ocuparse de los puentes cuando se llegue a ellos, considerarlos ineludibles si se quiere cruzar y relacionarse con sus características desde la aceptación, la búsqueda de ganar – ganar y la confianza, será el modo de avanzar.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios