escribesobreloquehiere

Así como propone Ernest Hemingway, escribir sobre lo que hiere, asusta, problematiza o confunde, ayuda a sacarlo del discurso interno, verlo en perspectiva y comprenderlo desde una mejor distancia.

Poner en palabras escritas lo que se siente, sobre todo cuando se encuentra dificultoso manejar esos juicios, sensaciones y emociones por su intensidad, complejidad o impacto sobre la propia vida, es liberador y habilitante.

Ayuda a descubrir que se siente, abrirlo en nuevas formas de expresión, descubrir enlaces y articulaciones que quizás se escapan al pensar y hasta poder comunicarlo, en el caso de necesitarlo, con mayor claridad.

En “negro sobre blanco” es posible separar un tanto las emociones y trabajar desde una distancia favorecedora desde el desapego, se puede dar una nueva mirada a lo que se considera obvio e inamovible, y abrir espacios diferentes de pensamiento.

Y sin exigirse ser Hemingway, lo ideal es escribir  como salga, sin autocensura ni autocrítica,  dejando que las palabras broten.

Hacer de estos escritos personales , íntimos, propios, una via de autoconocimiento, de reconocimiento y de validación.

Y darle aire al sentir.

¡Hasta pronto!

Andrea

Anuncios