espacioparaloinimaginable

Aunque Mary Oliver conecte a través de sus poesías con el asombro, esta frase también es una invitación a esperar intencionalmente lo que uno no imagina, ya sea de las circunstancias, de uno mismo, o de los demás.

A dejar espacio en el corazón para poder percibir lo que no se esperaba, ya sea que viene de la mano de la vida, del crecimiento personal o de las decisiones de los otros.

Solemos estar preparados para lo que no sale como esperamos, y de acuerdo a las experiencias vividas, muchas veces lo raro se recibe con buena disposición.También, aunque cueste, uno hace conciente el propio cambio y se apoya en lo que los demás devuelven para asegurar esa percepción.

Sin embargo, nos cuesta esperar algo distinto de aquello que conocemos y suponemos de los demás.  Que salgan del molde en el que los colocamos, que nos sorprendan haciendo algo distinto a lo que creemos que harán.

Y esa suerte de rigidez perceptiva obtura la posibilidad real de conocer, el dejar que los demás aparezcan como eligen, el construir significados nuevos.

Abrir entonces el corazón no sólo es una cuestión de validación, respeto y buen acompañamiento, sino también un modo de habilitar  encuentros enriquecedores y auténticos.

Lo inimaginable está ahi.

Esperarlo es empezar a disfrutarlo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios