nohaydistanciascuandohaymotivo

Al señalar al motivo como el mago que hace desaparecer las distancias, Jane Austen, autora  de “Orgullo y Prejuicio”, entre otros hermosos e inteligentes libros, le da la dimensión posibilitante que tiene.

Si se define a  la motivación como la voluntad que estimula a hacer un esfuerzo con el propósito de alcanzar ciertas metas, se la necesita para emprender, aprender, conseguir, hacer. 

Teorías, pareceres y miradas ponen a la motivación afuera, a nivel del palo o la zanahoria. Otras, validantes del estar siendo, la colocan en el interior, la atan a los modos y actitudes.

Descubrir cuál es el gatillo de la propia motivación no sólo será ampliar el conocimiento de uno mismo, sino tener la llave para arrancar el motor de las acciones.

Para ello es necesario reconocer las propias necesidades y comunicarlas, develar las búsquedas personales, ser congruente en la expresión de las elecciones que se hacen, mantener la intencionalidad en el hacer.

Y conectar el disfrute y el placer con lo que se hace. Y lo que se hace con el crecimiento.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios