dosmanerasdereflejarlaluz

Lin Yutang propone, en esta frase que compartiera junto con la  imagen,  Carmen Montilla en Facebook, dos tipos de protagonismo, el de la lámpara y el del espejo.

Difundir la propia luz tiene que ver con ser fiel a uno mismo, mostrar lo que se hace desde la distancia óptima, ser pivote habilitante de los procesos compartidos, trabajar desde la autoconfianza y la congruencia.

Reflejar la luz que otros emiten responde  a la empatía, la comunicación abierta, el replicar lo valioso, el complementar los haceres, el sostener el tramo de proceso que a uno le corresponde, el reconocimiento y la validación.

Ambos protagonismos requieren pararse en la baldosa del mí,  manteniendo la mirada sobre los bordes compartidos con otros.

Que la propia verticalidad se articule con la horizontalidad común.

Confiar en uno mismo y trabajar desde lo que se elige.

Disfrutar el propio hacer y el hacer con otros.

Y decidir ser canal de la luz propia  y de la de los demás.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios