losregalosnosustituyen

Asi como los regalos, tal como dice Frank Sonnenberg, no son sustitutos del cuidado, tampoco lo son del afecto, de la comunicación clara, ni del acompañamiento adecuado.

Dar un presente  puede ser halagar, dar muestras de interés, celebrar con el otro .

Sin embargo, no implica la empatía, el compromiso con el bienestar del otro, ni es expresión que reemplace una conversación directa, un encuentro cálido, un estar disponible para el otro.

Estas actitudes nacen del protagonismo en el caminar con otros, requieren entrega, tiempo y apertura y son vitales a la hora de acompañar crecimientos, guiar desarrollos, crear relaciones enriquecedoras  y fomentar el bienestar.

Que el regalo sea un complemento, pero que no reemplace lo irreemplazable.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios