honestidad

Presentar al pedir ayuda como un avanzado nivel de honestidad, como hace Laura Cesare, es darle toda su dimensión de habilitante.

Aunque a veces se crea que se puede todo solo, que no se necesita a los demás, o que decir que no se puede, que hace falta colaboración es mostrar los flancos vulnerables, señalar debilidades. estas son trampas perceptivas y actitudinales que dejan solo, complican el hacer y obturan posibilidades de crecimiento.

Llegar a pedir ayuda requiere haber reconocido la necesidad, pararse en la baldosa del protagonismo, estar dispuesto a compartir y comunicar claramente lo que hace falta.

No implica ser débil sino ser imteligente, preferir crecer a sostener una reputación de fuerte, ver al otro como complemento y posibilidad antes que como un suspicaz adversario.

Pedir ayuda es bajarse de la torre de la omnipotencia para disfrutar de encuentros genuinos, de construcciones conjuntas, de desarrollos armónicos.

Reconocer qué se necesita, cómo se lo espera, de qué manera se aprovechará mejor y compartir esto en una comunicación congruente de solicitud de colaboración, será abrir la puerta a  los logros, invitar a los demás a involucrarse desde el mejor lugar , y construir a partir de los aportes.

Desde un avanzado y satisfactorio nivel de honestidad y fidelidad a uno mismo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios