cambioenellenguaje

Stephen Mitchell habla en esta frase de la posibilidad que da el lenguaje de reformar, reciclar, modificar la realidad.

Y es que nombrar , dar nombre, es dar identidad, poner un título es circunscribir la mirada, declarar la amistad es abrir posibilidades a un vínculo.

También etiquetar es cerrar posibilidades de ver, utilizar palabras abarcativas como nada o todo hacen que se obture la aclaración y se malinterpreten significados.

Definir una situación como compleja es mucho más habilitante que decir que es un problema. Hablar de una relación como agotada, es mucho más definitivo que decir que tendría que ser renovada. 

Y no se trata de no decir lo que se quiere decir, lo que se siente, sino de decirlo adecuadamente, desde la intención clara que se tiene, y no desde la comodidad de usar cualquier vocablo.

Buscar las palabras acertadas, aclarar lo necesario, escuchar y  de lo que los comentarios piden y hacer en consecuencia, elegir formas de expresar lo que se necesita e intenta  comunicar parece trabajoso y sin embargo amplia la comprensión, faculta el entender y crea contextos de acuerdo.

Como el lenguaje crea realidades, es valioso y validante encontrar la manera propia, auténtica, representativa de los valores personales, y respetuosa de las libertades de los otros, de utilizar el lenguaje.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios