abreselcorazon

Pema Chödrön pone, a disposición de todos, un incontable número de maestros si se aprende a abrir el corazón. 

Esto es si se bajan las etiquetas, se deja de juzgar, y fundamentalmente, no se intenta cambiar a los demás y se los libera a ser quienes están siendo.

Se elige lo que el otro tiene para dar y no se da prioridad a lo que no gusta, no satisface o se preferiría que fuera distinto.

Si se pide lo que se necesita , se trabaja las relaciones desde el 50 por ciento y se deja que los demás elijan la forma de aparecer.

Cuando se buesca comprender antes de acordar, se deja de adelantar conclusiones, se valida lo que el otro ofrece para dar y se construyen relaciones congruentes, el camino del aprendizaje aparece claro.

Y será tiempo de reconocer al otro como maestro y darle autoridad, espacio y tiempo para que enseñe, lo haga dándose cuenta o sólo sirva como modelo.

No hay mejor modo de recorrer el aprendizaje que en compañía.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios