nohaynadaqueenseñemasqueequivocarse

Es que equivocarse, en primera instancia, significa que se está haciendo. 

Y hacer, es pararse en el protagonismo, en la validación de recursos, en abrir posibilidades concretas. 

Por eso, incluir los errores, las fallas , las equivocaciones en el proyecto, reconocerlos cuando aparezcan y analizarlos, es convertirlos en esos espacios de enseñanza y aprendizaje de los que habla esta frase compartida por Tayira Mora Black , en Pinterest.

Cuando se esconden bajo la alfombra, se niegan o se depositan en las manos de otros como si no se tuviera nada que ver, se los transforma en palos en la rueda, en obstáculos para las relaciones, en combustible para los resentimientos, en memorias negativas a las que volver cuando las cosas no salen bien.

Ponerlos sobre la mesa, diseccionarlos no en busca de culpables sino de razones de existencia, fijarse qué se puede aprender de ellos para hacer distinto, evitar repitencias y crecer en el proceso, no sólo es inteligente, sino práctico.

Dejar que los errores enseñen es estar abierto al aprendizaje, al cambio, a la evolución.

Cuando se los incorpora como posibilidad, también se abre uno al disfrute.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios