unasencillahojanosevuelveamarilla

Khalil Gibran habla en esta frase compartida en Facebook por Silvia Beatriz Cecchi, de la responsabilidad compartida, del liderazgo lateral, del acompañar y del trabajar conjunto.

La hoja de un árbol se vuelve amarilla con el compromiso de todo el árbol.

Y así es como funcionan los equipos de trabajo exitosos, se desarrollan adecuadamente los proyectos compartidos, se delega eficazmente y se crean líderes.

Haciendo que cada engranaje pertenezca, se sienta perteneciente y sea conciente del papel que juega. Compartiendo objetivos, expectativas, parámetros y recursos. Acompañando el desarrollo personal en el marco del crecimiento general. Creando un sistema a favor de todos además de a favor de sí mismo.

Al hacer partícipe a cada hoja de la fuerza, los recursos y los planes , no sólo se la reconoce, sino que se le da la oportunidad de volverse amarilla. Esta metáfora es aplicable a todo proceso de inclusión, enrolamiento y trabajo conjunto.

El consentimiento no solamente es autorizar. En el hacer con otros se enriquecerá al agregarle la colaboración, la cocreación, la evaluación y el disfrute compartido.

En el proceso de volverse amarillo, el árbol necesita de todas sus hojas.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios