suspiramos en silencio

Esta mirada de Ulises Sánchez le da a los suspiros un rol importante en la comunicación.

Y es que los suspiros, aunque siempre hayan parecido sutiles y aún románticos, reemplazan pareceres, sentimientos, necesidades, pedidos, reclamos y otros contenidos que se callan.

Menos aparatosos y molestos que la queja, los suspiros dejan a apenas translucir lo que se podría expresar en su lugar, pero igualmente fallan a la hora de colaborar en una comunicación congruente.

Descubrir que se repiten y darles un significado, será reconocer un patrón de comunicación ineficaz y al mismo tiempo, ayudar a transformar lo “callado a gritos” para convertirlo en un mensaje claro.

Esto implicará ganar en expresión, y también en congruencia, y fundamentalmente, dar a los demás señales claras, contenidos más fácilmente decodificables, oportunidades de hacerse cargo como interlocutores.

Mas que suspirar, decir, mostrar, dar a conocer.Buscando la consideración por el otro que se piensa que el suspiro tiene, pero no su forma, traducirlo en una comunicación más directa y clara.

Quitar al suspiro su silencio y darle estatus de mensaje.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios