buenjefe

La interpretación de Tina Fey de lo que significa ser un buen jefe incluye tres aspectos claves del  delegar eficazmente: conseguir a alguien capacitado para hacer lo que se necesita, autorizarlo y habilitarlo y dejarlo hacer.

Claro que es creencia general que para eso se tiene que tener a la persona justa. Sin embargo, no hay que considerar que el talento solamente se trae. Entrenando actitudes, aprehendiendo modalidades, incorporando herramientas, generando confianza, las capacidades se revelan y desarrollan.

Dando el poder de hacer, se habilita a los otros a trabajar en libertad, a cimentar su autoridad, a involucrarse desde una participación auténtica.

Los encuadres demasiado rígidos, el mirar microgestionando por encima del hombro todo lo que los demas hacen, el socavar la autoridad consultando a terceros sobre el hacer de alguien, el postergar las evaluaciones hasta que ya poco se puede hacer, son mecanismos equivocados de acompañar el crecimiento del liderazgo.

Dejar hacer, aparecer en los descansos del camino para dinamizar procesos, y reconocer, validar y disfrutar el creacimiento, la ampliación de capacidades y el hacer comprometido , es compartir el liderazgo.

Y no hay misión más enriquecedora para el liderazgo que ser compartido.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios