complejidad

La declaración de Joseph Capmbell  en esta frase señala la inmensa riqueza que son los demás, y es una invitación a disfrutarlos, y también a no etiquetar, juzgar. definir, simplificar y desvalorizar.

Es la complejidad de los demás la que los hace ser lo que estan siendo. Y sus decisiones, sentimientos, acciones devienen de sus particularidades.

Ponerles una etiqueta, mirarlos desde una sola perspectiva implica perderse la multiplicidad, la diversidad de posibilidades que son para uno y para el mundo.

Intentar definir, poner en cajitas, traducirlos  en pocas palabras, sólo será querer atrapar  el sol en una mano. 

Claro que la relación con la complejidad de los demás requiere encuadres organizadores, comunicaciones  directas y claras, centramiento en objetivos.

También es un desafío a la propia creatividad, a la apertura de mente , a salir de la comodidad.

Propone sostener una escucha comprometida, abrir más preguntas que definiciones, expresar claramente la dificultad para entender.

Y desarrollar la actitud de querer descubrir antes que nombrar, de disfrutar antes de desvalorizar, de aprender antes de juzgar.

La complejidad de los otros convoca la complejidad en cada uno. Y abre posibilidades riquísimas de encuentro.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios