autonomia

Esta mirada sobre la autonomía como algo a construir, que propone Thomas Szasz, se relaciona con la creación de la propia libertad.

Alguien es considerado autónomo si es independiente, hace solo, decide por sí mismo. Por eso es que aquellos que son autónomos en un ámbito de su propia vida, pueden no serlo en otro.

Aún cuando se haya desarrollado una manera de actuar autónoma,   hay situaciones a lo largo de todo el camino  de la vida que llevan a la dependencia. Y aun cuando esta sea cómoda momentáneamente, instalarla como modo de relación obtura el crecimiento, inhibe la realización y fomenta la indecisión.

Reconocer que se necesita crear, construir la propia autonomía es abrir posibilidades al aprendizaje, a los cambios, al hacer distinto.Implica definir acciones,  generar hábitos y establecer límites.

Requiere desarrollar la independencia, ampliar la capacidad de elección y fortalecer la responsabilidad por los propios actos. Trabajar sobre la aceptación de la incertidumbre, reconocer las equivocaciones como espacios de aprendizaje y asumir riesgos que impliquen salir de la zona de comodidad.

También abrir conversaciones de acuerdo sobre los espacios y comportamientos compartidos con otros, manejar adecuadamente los pedidos y el establecimiento de compromisos y aprender a decir no con claridad.

La propia autonomía se desarrolla en relación con las autonomías de los demás.

Construirla de manera que acompañe y no  rompa, que impulse y no detenga, que se disfrute y no se lamente, es ser autónomo responsablemente, es ser verdaderamente autónomo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios