fulanawho

Es que para agarrar lo que viene, para poder estar abierto y alerta a aprovechar oportunidades, hay que poder soltar, como dice Fulana Who en esta simpática viñeta, cerrar, hacer a un lado, aquello que concitaba la atención, ocupaba los pensamientos y el tiempo.

Es tan gráfico como sostener  el trapecio, todo lo que atrapa la percepción, involucra las acciones, y ocupa el tiempo disponible hace que resulte difícil poder conectarse con otras posibilidades.

Ya sea por necesidad, por interés, por responsabilidad, por elección, muchas veces se suele atarse tan fuerte a la propia dinámica , a conglomerados de actividades, obligaciones, compromisos, haceres, que resulta tan difícil disponer de tiempo como de atención para emprender otra cosa.

Podríamos equiparar estas situaciones en las que se está totalmente abstraido, con la zona de acción automática, la transparencia, ese “hacer de taquito” que no nos desafía porque es lo habitual, lo conocido. Nos movemos en esta llamada “zona de comodidad” como peces en el agua, no importa cuan positiva o negativa sea el agua en la que se nada.

Claro  que a veces aparece algo afuera de esa zona, algo que convoca, invita, ofrece algo diferente. Para poder atraparlo, para conectarse con eso nuevo, hay que saltar. 

Y saltar no implica solamente  soltar parte de lo anterior, modificar el rango perceptivo para poder ver lo diferente, sino también aceptar vivir la incertidumbre, la inestabilidad, el miedo, el no tenerlo todo claro.

Todo aprendizaje se construye a partir de estos saltos. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios