courage

Esta descripción tan clara y gráfica habla del coraje cotidiano, del que no hace alaraca , no porque el coraje “heroico” no sea válido, sino que no es para todos.

El rugir tiene que ver con mostrar, con decir aqui estoy, este soy yo. Es comunicar el protagonismo. Hay quienes lo tienen facilitado por su personalidad, su historia, su modo. Otros que lo eligen. Y es perfecto para el que lo vive cómoda y naturalmente.

Hay tambien,  un coraje que vive, antes que para el mundo, en la conversación interna, en ese discurso que  se dice  a uno mismo, en los mensajes personales. Desde ahi cataliza las decisiones, da base a las planificaciones y a veces, empuja a la acción. 

Reconocerlo, fortalecerlo, ayudará a hacer más y a hacer antes.

¿Qué dice? ¿En qué situaciones aparece? ¿Qué temas lo convocan? ¿Con respecto a qué acciones se dispara gozoso? 

Darle forma clara, bajarlo a papel en forma de listas o de mapas que guien.Organizarlo por temas, ámbitos, proyectos. Transformarlo en conversaciones de consulta, de acuerdo,  de pedidos, de cierres. 

Conectarlo con la acción de manera directa implicará darle fuerza, marcarle un camino de logro, otorgarle una razón operativa.

Dejar que su ronroneo marque un hacer provechoso, será darle la mejor voz que pueda tener.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios