paratodalavida

 

Aunque el amor a uno mismo suele relacionarse inadecuadamente con el egoismo , el narcisismo y sus primos la soberbia y el orgullo, la propuesta de Oscar Wilde de considerarlo el comienzo de un romance que puede durar toda la vida es más real y posibilitante.

Se suele ofrecer comprensión , cuidado y perdón y cuidado a los demás con mayor naturalidad que lo reservado para la propia persona. 

Y es olvidar que todo lo que se da al otro nace de lo que se esta siendo, de lo que se disfruta, de lo que se tiene o se puede hacer.

Reconocerse,  validarse, aceptarse son las bases de la autoestima. Y cuando esa mirada sobre uno mismo se hace desde el amor y la comprensión, aparecen las posibilidades de reparación, trabajo personal y cambio.

La autocrítica exacerbada, el discurso desvalorizador, la búsqueda del perfeccionismo, disfrazados de buenas prácticas, se apartan del buen juicio, para transformarse en herramientas destructoras del pensar, del sentir y del hacer.

Cuidar la propia salud, trabajar para estar bien y sentirse cómodo, construir contextos posibilitantes y crecer en la medida de lo que se busca, es la manera de convivir adecuada y enriquecedoramente  con esa única persona con la que se está obligado a vivir toda la vida.

Uno mismo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios