el hombre caja2

 

¿Con respecto a qué tipo de situaciones caemos en ser meros observadores no involucrados del mundo como pregunta Aliske Webb, en su libro “La Hebra”?

Nos metemos en una caja,   tal como el personaje del video de Zoetropo Producciones, pero construída de prejuicios, temores, juicios en contra, conocimientos aislantes.

Aunque esta suerte de caja pueda parecer cómoda, porque protege, da seguridad, aleja, también aisla , hace que se pierdan experiencias, obtura aprendizajes y marca una manera limitada de actuar.

Revisar las construcciones mentales, las preguntas no hechas, los supuestos invalidantes , que sostienen la caja personal, habilitará  entender razones, decidir qué conceptos resultan importantes y pueden sostenerse y cuáles hace falta reciclar.

Descubrir en qué situaciones se mete uno en la caja también implicará descubrir patrones de reacción, modos de responder a conflictos, relaciones que necesitan revisarse. Y en una etapa posterior, ayudará a diseñar conversaciones diferentes, a pedir ayuda , a pararse en otra postura menos aislada pero más protagónica.

Aislarse no es más que postergar. Y la postergación crea círculos viciosos e inhibe logros.

Abramos primero ventanitas en la caja, y trabajemos con intención y sin cejar, (la tentación de volver a la zona de comodidad siempre es fuerte) , para lograr abandonarla.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios