anteojeras

La propuesta , tan gráfica, de Meryl Streep, invita a “no ver” los pensamientos, creencias, y batallas internas que detienen, obstaculizan y tiran para atrás.

“Ponerse anteojeras” implica , aún sabiendo que están ahi, poder dejarlos de lado para hacer , lograr, buscar , desarrollar. 

Es incorporar, el “a pesar de” y aunque se dude, se tema, se crea que no se puede, se sostenga que lo que se emprende va a fallar, se haga.

Al principio parecerá un juego vago, una estrategia torpe. Pero a medida que se instale, las cosas que obstaculizan pasarán a ser lo que en realidad son, construcciones autosaboteantes, que se disparan como banderas rojas por la costumbre de frenar antes de avanzar.

Analizar el discurso que se sostiene ante la posibilidad de emprender, las emociones que se disparan, las situaciones en las que aparece, será empezar a detectarlas.

Y  ayudará a trabajarlas, a transformar la información que sirve  en actitudes y acciones distimtas.

Soltarlas irá haciendo que desaparezcan, que ya no impacten, que sean formas antiguas de no hacer.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios