capullo

Este momento que describe tan claramente Anais Nin en la frase compartida por Isabel Subirana en Facebook, se presenta muchas veces en situaciones vitales, laborales, de relación. Quedarse es más peligroso que salir.

Desde el nacimiento, hasta la decisión de hacer crecer o no un negocio, hay instancias en las que se hace necesario contar con información clara de los costos y beneficios de permanecer en el estado o hacer para abandonarlo.

Son momentos de ambivalencia , incertidumbre, hasta de dolor, y sin embargo tomar la decisión correcta es abrir un mundo de posibilidades nuevas, dar un salto cualitativo, cambiar para desarrollarse.

Ser capaces de soltar la seguridad del capullo, que ya se vuelve constrictora e inhabilitante pero que sigue siendo el lugar en el mundo, para salir a la aventura, requiere confianza, trabajo sobre uno mismo, reconocimiento de los recursos con que se cuenta y una red de apoyo.

Para florecer, lo importante es aprovechar el tiempo a partir del reconocimiento de la necesidad de crecer , para  planificar, construir, articular, ese desarrollo necesario.

¿En qué aspectos puedes hoy pensar en salir del espacio de comodidad? ¿Qué pasos puedes dar para asegurar el crecimiento? ¿Qué acciones actuales irán dando forma a lo nuevo?

¡Adelante!

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios