lagrimasderramadas

Con la crudeza poética que caracterizó su revolucionaria obra, Harriet Beecher Stowe habla en esta frase de la necesidad de decir y hacer oportunamente.

Se suelen postergar las conversaciones que incomodan, que pueden causar conflictos, que hacen temer el rechazo, que se cree pueden causar problemas. En su lugar se calla,  se buscan subterfugios, se opta por dar poder a terceros para que intervengan , se evitan temas, planteos, pedidos, declaraciones.

Y así se pierden oportunidades valiosísimas de arreglar situaciones, de lograr acuerdos, de soltar rencores, de construir significados compartidos.

También se deja para más adelante la toma de decisiones, el accionar , el hacer. Se espera a tener todos los recursos, a contar con todas las garantías, a conseguir un socio, a tener espacio o tiempo.

Estas dilaciones hacen que no se logre, que no se materialicen las oportunidades, que se dilaten los cambios y se empantanen los procesos.

Y se quedan sin realización los sueños y planes, se mueren las relaciones encorsetadas en silencios, se disipan los caminos claros.

Decir y hacer no en el momento justo, sino en el momento que se tiene, es una cuestión de salud.

Y se logra no postergando.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios