eval1

La capacidad de evaluar es una interesantísima habilidad, que ayuda a sobrevivir, a elegir, a optimizar situaciones, a desarrollar procesos, a construir significados compartidos.

El problema, como dice el Dr. Marshall Rosenberg en su declaración, es cuando se evalúa antes de observar, se anteponen los juicios a los hechos, se pintan de color las situaciones antes de demarcar sus límites y formas.

Articular estos dos procesos, el de observación y el de evaluación y darles a cada uno su espacio y su oportunidad asegura encuentros mas respetuosos, abrir posibilidades a los otros de que aparezcan cómo son y conocer en la medida en que se necesita.

También, habilita trabajar sobre seguro, seguir los desarrollos desde la autoreparación, acompañar los crecimientos de manera adecuada y validante.

Cuando sólo se observa y no se evalúa, se evitan los protagonismos, se pierden oportunidades de análisis y se obturan posibilidades de cambio.

Sin embargo, si se evalúa antes de observar, se pierden de vista las percepciones, se da prioridad a los prejuicios, se etiqueta pero no se ve.

Abrirse a conocer y comprender antes de a saber si se está de acuerdo o se comparte es dar lugar a que la realidad impacte los sentidos, las emociones respondan  y se tengan primeras impresiones.

Una maravillosa manera de vehiculizar el asombro. Una respetuosa manera de caminar el mundo.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios