enunsolopie

Pensar, planificar, idear son pasos importantisimos en la creación, en el diseño de proyectos, en la gestión de procesos.

Sin embargo, como dice este proverbio chino, estas acciones tienen un tiempo adecuado, cuando se extienden en demasía pueden convertirse en arenas movedizas inhibidoras del avance.

Se instalan como permanentes de la mano del perfeccionismo, de la inseguridad, de la postergación, de la búsqueda del momento perfecto, del conseguir todo antes de … y también del enamoramiento por realizarlas,  que las hacen bailar en un tempo pianissimo.

Acotadas, encuadradas, organizadas, son etapas enriquecedoras a cumplir. Luego, es ideal que sean continuadas en un devenir de acciones que complementen, desarrollen y completen la realización de los objetivos.

Si se  ayuda a las fases de “pensamiento, investigación”  con anclajes reales, que incluyan la busqueda de recursos a disposición, el tejido de redes de ayuda y sostén, el diseño de tareas y la posible asignación de responsabilidades se facilitará y fortalecerá el caminar subsiguiente.

Usarlas como cimientos del buen hacer es darles no sólo el mejor lugar, sino aquél que les corresponde por derecho propio.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios