sentarseaunasilla

Lógica y simpática esta frase de Joseph Joubert, que pone el acento en lo verdaderamente problemático de los problemas, que es la actitud con que se los recibe, se los sostiene y se los resuelve.

Al aparecer, los problemas convocan los mejores y peores recursos de las personas.

Dejarlos que se instalen mediante el inmovilismo, la postergación, el ocultamiento o la negación es darles poder para trastocar la vida, ahondar la crisis, profundizar el daño.

No abrir conversaciones al respecto, pensar que el tiempo todo lo cura y otras creencias inhabilitantes, y echar culpas a otros, son mecanismos estereotipantes que hacen que los problemas se acomoden largamente en las sillas que se les ofrecen.

Pararse en el protagonismo, reconocer qué parte de la responsabilidad es de uno, involucrar a otros desde el pedido de ayuda, será desenvolver el problema para ver qué se puede hacer con él.

Diseñar conversaciones posibilitantes, acordar formas de llegar a soluciones habilitará recuperar posiciones, reciclar dificultades y aprender de la situación.

Hacer que los problemas se transformen en oportunidades, en escaleras a subir, en desafíos.

Si tocaron a la puerta, es porque traen una invitación al crecimiento y la transformación. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios