medir trabajo

Práctico consejo el de Elizabeth Barret Browning. Medir al cerrar. Esto implica articular el hacer con el lograr.

Dentro de las evaluaciones posibles, es una de las medidas más reveladoras. Muestra logro, resultado, detalles finales. También señala el esfuerzo, la dedicación, el compromiso puesto en el hacer. Asegura haber cumplido con lo que uno se proponía.

Plantearse labores para el día también es una excelente forma de organizarse, de distribuir las tareas en relación al tiempo, de balancear actividad y tiempo libre y establecer prioridades.

Corroborar que lo que se planificó hacer se hizo conecta con el trabajo hecho, sirve de recompensa, fortalece la autoestima.

Al tildar la última línea de una lista de cosas para hacer se reconoce lo realizado, se verifica el camino andado y se celebra lo logrado.

Contar lo que si se realizó como lo que está hecho también es trabajar de manera realista, auténtica y honesta. No implica dar las hurras antes de tiempo, ni contar los pájaros mientras están aun volando.

Poner un moño cuando se cierra un trabajo hecho es haber efectuado una evaluación que corrobore lo logrado, que señale lo realizado y que anticipe lo que se hará después.

Y es, al mismo tiempo, celebrar lo hecho y disfrutar el haberlo conseguido.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios