arthur

Aceptar la vida y lo que trae consigo, como propone Arthur Rubinstein, es más que una fórmula de éxito, la base para vivir en paz.

No tiene que ver con quedarse cómodo con lo que no gusta, incomoda, molesta o hace sufrir, sino en no cuestionarlo, y trabajar a partir de allí para lograr cambios. 

Cuando se rechaza lo que se vive, se suele caer en procesos de resentimiento y de queja, que se transforman en monótonos caminos que no llevan a ninguna parte. 

Al considerar la propia vida , con lo que ha traido, como punto de partida, es posible capitalizar los recursos, descubrir posibilidades, construir con los elementos a la mano. También reconocer lo que falta como espacios de pedido de ayuda, de busca de complementación, de apetencia de conocimiento.

Vivir el popular “es lo que hay” no desde el consentimiento, sino desde el protagónico “qué se hace con lo que hay”.

No buscar destruir paredes, sino utilizar los ladrillos  como escalones para mirar sobre ella.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios