reloj raro

Con el lenguaje poderoso que la caracteriza, Adrienne Rich habla de la complicación de recordar el pasado tal cual fue. 

No sólamente porque cada uno tiene su propia versión de sus vivencias, de las situaciones de la vida, de lo que pasó, sino también debido a la nebulosidad que otorgan al pasado la codificación, y  el almacenamiento que se hizo de esa información lejana  y el proceso de  recuperación  de la misma.

Las emociones, las relaciones establecidas entre los eventos, el impacto que esa vivencia tuvo en la persona, llevan a elegir , priorizar percepciones, seleccionar determinados aspectos y descartar otros. 

Esto es importante a la hora de repasar lo vivido en los trabajos  de autoconocimiento, y fundamental a la hora de compartir con otros los viajes al pasado.

En los procesos de evaluación, de análisis de situaciones controversiales, de búsqueda de conclusiones comunes a partir de eventos , se hace necesario recuperar la información que cada uno tiene y acordar sobre lo que pasó. 

Aún cuando hay datos concretos y hechos a referirse, esta multiplicidad de percepciones complica el acuerdo, embarra la cancha, atrasa el desarrollo.

Validar a los otros en su percepciones diferentes es básico , enriquecedor y posibilitante. 

También, más específicamente, incorporar las evaluaciones como parte de los procesos y hacerlas habituales, de manera que la recuperación se facilite. Documentar lo realizado apelando a la riqueza que dan hoy las herramientas multimedia. Instalar la actitud de reconocer  y comunicar  los errores y dificultades en el momento que suceden. Crear una memoria organizacional que sostenga el recuerdo compartido y lo haga accesible a todos. 

La propuesta es , entonces, trabajar intencionalmente para recuperar la información involucrando a quienes tienen que participar , ponerla en contexto y desarrollar las posibilidades que se abren actualmente con esos datos a disposición.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios