escribirsana3

El escribir, que Rachel Grate propone,  en su artículo “Science-shows-writers-have-a-serious-advantage-over-the-rest-of-us” , como la forma de mejorar tanto  física como emocionalmente, es una actividad al alcance de todos.

No se necesita “escribir bien” o como otras personas lo hacen genialmente. Basta bajar  los propios pensamientos, emociones, planes, proyectos, ideas en palabras que queden escritas, para iniciar estos procesos beneficiosos.

Escribirlos es en primer lugar, sacarlos a luz y poder verlos fuera de uno, ayuda a reconocerlos, a percibirlos a una distancia menos íntima habilitando nuevas perspectivas.

Esa toma de distancia permitirá descubrir con mayor claridad qué se siente o piensa acerca de lo expuesto, articularlo con otras ideas, abrir el abanico para dar aire al tema.

También ayudará a comunicarlo si se desea hacerlo, a mostrarlo para pedir ayuda, para proponerlo como opción.

Escribir es, asimismo, una forma de cerrar procesos. Hay situaciones que ya no pueden resolverse interpersonalmente, y escribir lo que se quiere decir es una manera de conjurar los pesares, angustias y  resentimientos y comenzar a disolverlos.

 Cuando se acostumbra a escribir, se lo convierte en un herramienta de ayuda  y autoconocimiento. Y para poder utilizar con destreza una herramienta, hay que usarla.

¡Hasta pronto!

Andrea

Anuncios