manuscritoconfrase

Muchas veces se descubre que algo está mal,  y quizás por necesidad, temor, comodidad, apuro, desconocimiento, presiones, inseguridad, se evita repararlo, reciclarlo, cambiarlo. Se tolera sufrirlo, se opta por negarlo  o aun usarlo o vivirlo así, no tan bien.

Gardner Botsford, en el extracto de su libro “A Life of Privilege, Mostly”, que Daniel Gascón tradujo y publicó en su blog,  expone, entre las   reglas para editar un texto, esta posibilidad extrapolable a la vida :si te parece que algo está mal en la primera lectura, no necesita una segunda lectura, necesita un cambio.

A veces se advierte de golpe que algo no funciona, o se descubre luego de haber dejado pasar muchas pistas. Quizás la primera lectura la dan los otros y cuesta aceptarlo hasta no leerlo personalmente. Sea como sea , ese reconocer que algo está mal es el primer paso.

La tentación de volver a mirar, de probar, de dar otra oportunidad aparece normalmente. Sin embargo, aun esas segundas lecturas requieren, como dice Botsford, un cambio. 

Establecer acuerdos, trazar límites, construir nuevos modos, soltar resentimientos, hacer distinto. Proponer otras maneras, desarrollar otras relaciones, pedir ayuda, involucrar a quien corresponda, hacer lo que haga falta para modificar lo que se reconoce que está mal.

Cambiar para poder seguir leyendo, para poder seguir escribiendo la historia o para empezar otra. 

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios