conocimiento

 

¡Qué poderoso filtro presta esta propuesta de Sócrates para dejar de lado  la información, el saber , que sobra, que no hace falta! 

Pensemos específicamente en una parte de ese conocimiento, hablemos de esos contenidos cuya búsqueda nos hace sacar lo peor de nosotros mismos. 

Los chismes, los comentarios que los demás hacen sobre lo que otros hacen, los juicios vertidos como presupuestos u opiniones pasajeras. Las desvaloraciones, las críticas porque sí, el  decirle a los demás lo que tienen que hacer sin que lo hayan pedido o necesiten. 

La mezcla de juicios sobre aspectos  personales en evaluaciones que deberían ser neutrales, o netamente laborales. 

El manejar información como forma de manipulación, acoso o sojuzgamiento aleja la posibilidad de ser mejores aun cuando se crea que es de utilidad.

Elegir ser mejores es también aprender a conocer lo que importa, a soltar lo que no corresponde, a habilitar a otros para que sean ellos mismos.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios