ser escuchado

Reconocer que, como dice Hugo Von Hofmannsthal, uno quiere ser escuchado de acuerdo a cómo se siente es un punto importante del autoconocimiento.

Darse cuenta y validar los propios estados de ánimo, sentimientos y emociones  es el primer paso para manejarlos y expresarlos saludablemente. 

Al mismo tiempo, hacerlos conocer a otros, para pedir la atención, el acompañamiento específico, la escucha efectiva es ayudar a una mejor comunicación, es facilitar los encuentros genuinos.

Poder decir a los demás “quiero que te quedes aquí, en silencio”, “no necesito que me digas qué hacer, tan solo que dejes que te cuente qué me pasó”, “prefiero que me hagas preguntas para entender y que aún no me des tu opinión”, es proponer la posibilidad de ser escuchado desde el reconocimiento de la propia necesidad.

También es otorgar al otro  la oportunidad de ayudar desde un buen lugar, de ser oportuno y pertinente en su acompañamiento, de aparecer sin interrumpir ni obturar.

Decir cómo se siente uno y qué espera  es dar base y encuadre a conversaciones enriquecedoras y encuentros posibilitantes en los que se construyan significados compartidos.  

Y es reconocerse  y reconocer al otro .

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios