amoryrencor

Tan gráfica como recordable, esta frase explica la manifestación de dos emociones, el amor y el rencor.

Las mariposas en el estómago hablan de la anticipación, los nervios, el preguntarse, el querer ser apto, el interés y la inectidumbre gozosa del enamoramiento, el encuentro con un proyecto que entusiasma, el casi logro de un objetivo muy buscado y a punto de cumplirse.

Las avispas en la memoria son formas en las que se expresa el resentimiento, picoteando solamente en aspectos de un todo inalcanzable desde la actualidad, ardiendo en explicaciones sobre lo que pudo haber pasado o en suposiciones sobre las causas de lo que pasó.

Asi como las mariposas son pasajeras y en gran medida, placenteras, los picotones de las avispas rencorosas lastiman los recuerdos, atacan la autoestima, y anclan el pasado de mala manera con el hoy.

Trabajar el jardin de los pensamientos, emociones y actitudes para que la anticipación, el disfrute y el entusiasmo  aparezcan con frecuencia pero no abriendo posibilidades a los malos pensamientos, el rencor o el resentimiento,  crear contextos y conversaciones que apunten al desarrollo y al crecimiento y no a recordar lo que no fue o fue mal,  será no solo muy saludable sino altamente enriquecedor.

 ¡Hasta pronto!

Andrea

Anuncios