libertadreconocerlimites

Reconocer los límites propios y ajenos  habilita a utilizar la libertad adecuada y enriquecedoramente, como parece proponer Krishnamurti con esta frase. 

Conocer los “no” personales y comunicarlos claramente es dar a los demás una idea real de lo que permitimos, estamos dispuestos a hacer, de aquello a lo que que nos comprometemos o de qué manera vamos a involucrarnos. 

También ayuda a saber qué se elige y que no, se puede o no se puede, se acepta o se rechaza. Da transparencia al sentir y facilita un hacer mas  auténtico y propio.

Validar los límites ajenos, darles el espacio que necesitan, indagar para que sean expresados clara y directamente ayuda a encontrarse con los demás desde un protagonismo respetuoso y comprensivo.  Habilita acuerdos  genuinos, que se basen en lo real y representen ganar-ganar.

Ejercitar así la libertad, a partir de límites reconocibles y reconocidos, es darle la dimensión de lo humano.

¡Feliz Inicio del Año!

¡Hasta la próxima!

Andrea

Anuncios